COP 25: Una oportunidad hacia la sustentabilidad

acop_2019

Chile es el segundo país en Latinoamerica que más basura genera. El primero es México y el tercero Argentina. Triste ranking.

Menos del 10% de los residuos de Chile son reciclados, siendo que el 90% de ellos son reciclables.

Cifras de Red de Pacto Global indican que al año se producen más de 300 millones de residuos plásticos, lo que equivale al peso total de la población humana. 8 millones de esas toneladas de basura llegan al océano cada año.

En simple, hoy consumimos más de lo que generamos; 1,5 / 2 planetas.

Superamos la biocapacidad de la Tierra y tenemos con ella una gran deuda ecológica que solo se acrecenta con los efectos del cambio climático, gas invernadero y calentamiento global.

Ante este escenario adverso y preocupante, la realización de la COP 25 en nuestro país el 2 y 3 de diciembre se presenta comouna instancia clave y necesaria, además de una oportunidad para que la opinión pública, sociedad civil y autoridades tomen conciencia y acuerdos al respecto. Oportunidad de cambio.

Según el Reporte de Índice Global de Riesgo Climático 2017, Chile cuenta con 7 de las 9 condiciones de vulnerabilidad, siendo parte de las 10 naciones que se ven más afectadas por el cambio climático, por lo que cobra sentido la realización de la COP 25 en Chile.

El propósito del encuentro esfijar criterios para el cumplimiento del Acuerdo de París y mejorar las metas de reducción de emisiones de CO2 de los 197 países participantes. Los temas de discusión que se han propuesto son: el cuidado de los océanos y la Antártica, la importancia de la electromovilidad y energías renovables, potenciar la economía circular y la protección de ecosistemas, bosques y biodiversidad.

Hoy en Chile los desechos se revalorizan en US$ 0,4 y el promedio de la OCDE son US$ 4. El modelo de economía circular, la implementación de políticas públicas y la sustentabilidad son las vías que pueden revertir esa cifra.

Si bien la Ley REP y la prohibición de bolsas plásticas son un avance, aún falta un cambio cultural que apunte a la sostenibilidad tanto en los ciudadanos, gobierno  y empresas.

La COP 25 puede ser el punto de partida para que la economía circular tome impulso y se fomente el desarrollo de alianzas público-privadas en proyectos que generen el necesario triple impacto en lo económico, medioambiental y social.

Contenidos: 

RELACIONADOS

 

¿Sabías que por cada habitante en Santiago se genera más de un kilo diario de residuos y tan sólo un 10% de ellos se envía a reciclaje?

 

COMPARTE NUESTRA PÁGINA